SEDENTARISMO

En las últimas décadas la forma de vida de nuestros jóvenes y no tan jóvenes se ha ido modificando completamente. La población se ha ido adaptado a un estilo de vida en el que la actividad es cada vez más inactiva y la alimentación más insana, pero bueno hoy queremos hablaros en especial sobre el sedentarismo y una buena forma de abandonarlo.

Un alto porcentaje de adolescentes dedican su día a día a estar sentados en un sillón con un dispositivo móvil en la mano, una televisión enfrente y las palomitas, las pipas, o las bolas de maíz frito en la otra. En el mejor de los casos se levantan para acudir al aseo, cambiar de canal o levantarse a cenar si la hora y el estómago lo exigen. Esto sería de manera vulgar la descripción más acertada de sedentarismo.

El índice de obesidad de los jóvenes de nuestro país, y siempre a pesar de que tenemos una de las dietas más sanas de toda la U.E, aumenta manera desproporcionada. Aunque todavía no hemos llegado a los niveles de países como EE.UU. pediatras y médicos especialistas en nutrición y salud mental empiezan a preocuparse y se plantean la siguiente pregunta: ¿cómo serán los hijos de estas generaciones inactivas? ¿Doblemente sedentarios?

Seamos positivos, no tiene por qué, es más, primero pensemos en la generación actual, después ya lucharemos por las siguientes. El cuerpo es sabio y en algún momento de su vida les dará un aviso y les exigirá una mayor actividad. ¿Por dónde empezamos?

Primero: Pues por algo tan común y sencillo como establecer una rutina, algo de lo que hemos hablado en el post de la semana pasada y todo con el objetivo de poner fin al sedentarismo.

Segundo: ¿Qué ejercicio elijo para comenzar a moverme? Os aconsejamos que durante un par de semanas salgáis a caminar, empezar por media hora e ir incrementando tanto velocidad como tiempo sin olvidar el objetivo que es acabar con el sedentarismo.

Tercero: Una vez que vuestros músculos hayan comenzado a desperezarse el cuerpo va a pediros más y una de las disciplinas más completas y menos sufridas para ya poner definitivamente fin a ese sedentarismo es la práctica de pilates, con esta actividad:

  • Mejorarás tu forma física.
  • Incrementarás tu fuerza
  • Aumentarás tu elasticidad
  • Y lo más importante, tu autoestima se recuperará.

A por ello, entre todos le ganaremos la batalla al sedentarismo.