regalos navidad core pilates madrid centro

Terminadas estas fechas nos encontramos con multitud de regalos en casa, algunos no son muy acertados, al menos para la persona que lo ha recibido. ¿Qué podemos hacer con esos detalles que no encajan con nosotros, no nos sirven o no sabemos para qué utilizarlos?

Es muy complicado responder a esa cuestión ya que existen regalos y regalos. Hay algunos que son compromisos y no tienen ese componente emocional que puede derivarse de los regalos familiares o de la pareja. En estos casos la solución es más complicada porque dicha persona lo ha realizado de corazón, intentando acertar con nuestros gustos y en el que ha empeñado un esfuerzo, tiempo y dinero muy superior al regalo hecho por compromiso.

 Vamos a analizar un poco más estos 2 tipos de regalo.

Regalo de compromiso

Los regalos de compromiso suelen venir derivados de una vida social más o menos intensa. Estos presentes se realizan mas como trámite social que como regalo propiamente dicho, esto no quiere decir que no sean acertados sino que muchas veces han sido comprados por otra persona, por ejemplo los regalos navideños de las empresas que se encargan a gente del equipo o incluso se contrata a alguna empresa para realizar la tarea.

¿Qué hacemos con estos regalos que no se amoldan a nuestros gustos?. Aquí tenemos varias opciones y todas de ellas más o menos válidas. Podemos regalarlo a una organización benéfica o bien guardarlo en casa porque nunca se sabe cuándo podemos recibir una visita de la persona que ha realizado dicho regalo. Lo que no debemos hacer es volver a regalarlo porque podría darse situaciones comprometidas nada deseables.

En contadas ocasiones, incluso se podría tomar en consideración el cambiarlo en la tienda dónde fue adquirido por algo más acorde a nuestro estilo, siempre y cuando no se intente recuperar el dinero, ya que esto queda fuera de lo que marca el buen gusto y la educación.

Regalos de corazón

Los regalos de corazón tienen un valor añadido ya que demuestran cariño hacia la persona que lo recibe, por eso son los más importantes. En ellos dedicamos un esfuerzo añadido, pasando tiempo buscando la mejor opción, indagando en la vida de la persona para conseguir ese detalle que haga que se le ilumine la mirada, que disfrute con el regalo. Estos regalos también suelen llevar un esfuerzo económico superior ya que no es compromiso sino verdadero deseo de acertar con la persona querida.

 Sin con todo ese esfuerzo dedicado no han conseguido acertar, ¿Qué hacemos con esos regalos?. Al ser un regalo de una persona cercana, la mejor solución es guardarlo ya que tiene un componente emocional alto. Por nada del mundo, lo regale a otra persona o lo done a una asociación de caridad. Si no es mucha molestia lo mejor que se puede hacer es conservarlo, y si puedes o quieres, lo puedes sacar cuando viene esa persona de visita. Como último recurso, se puede cambiar previa indicación a la persona de la necesidad y ventajas que supondría ese cambio pero sin decir nada sobre el regalo recibido, no es muy cortés decir que lo cambias porque no te ha gustado.

 Resumiendo, sea de corazón o de compromiso, no olvide poner buena cara al recibir el regalo. No es necesario resaltar virtudes, pero tampoco buscarle inconvenientes. Basta con una sonrisa amable y unas frases adecuadas para que el momento no sea embarazoso.