PILATES PARA EMBARAZADAS

Pilates para embarazadas y el Post-parto

Durante el embarazo, la mujer experimenta cambios tanto físicos como psicológicos. La práctica regular de ejercicio favorece el buen desarrollo del embarazo, además de ayudar a mantener el peso adecuado, a fortalecer la musculatura y estimular la circulación sanguínea. Pilates es una práctica de bajo impacto, delicada, que fortalece los músculos sin sobrecargarlos y mejora la flexibilidad. Se hace hincapié en el control integral de los músculos del cuerpo de un modo equilibrado mientras se permanece consciente de la conexión cuerpo-mente. Los ejercicios de Pilates para embarazadas están especialmente diseñados para preparar el cuerpo para el parto y mejorar la recuperación en el postparto. La técnica es aplicada según las necesidades de cada etapa de gestación.

No busques, no preguntes, no respondas, no llames, no demandes, relájate.
Si te relajas, esta ahí. Si te relajas, comienzas a vibrar con ello.

Beneficios del pilates para embarazadas

Beneficios durante la gestación

La práctica del método Pilates mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular, fortalece los músculos más profundos, mejorará la postura corporal, fundamental para soportar el aumento de peso en el embarazo, contribuye a la desaparición de los dolores lumbares, favoreciendo la disminución de la curva lumbar causada por el aumento de tamaño y peso del abdomen, mejora la circulación sanguínea, evitando que aparezcan várices, calambres y estrías. En Pilates para embarazadas se le da especial importancia a la respiración, esto permite una mejor oxigenación y una rápida eliminación de toxinas, tanto en el cuerpo de la madre como en el bebé. Estas técnicas de respiración son muy útiles durante el trabajo de parto, además de que ayudan a relajarse, bajando los niveles de estrés, angustia y cualquier otro factor emocional que pueda perjudicar el normal desarrollo del embarazo.

Beneficios durante el parto

Fortalecimiento de la pared abdominal, lo que favorecerá a la expulsión en el trabajo de parto. Partos de menor duración, menos cesáreas. Concienciación corporal de las posturas durante el parto. Aumento de la resistencia, de la relajación.

Beneficios después del parto

Los ejercicios de Pilates tonifican los músculos mejorando el estado físico en general siendo una excelente forma de recuperar el peso deseado. El trabajo específico de la musculatura del periné favorece la reducción de los síntomas de incontinencia urinaria.

Si ya has practicado el método Pilates con anterioridad o lo estas practicando en el momento de quedarte embarazada, estaría indicado seguir con el entrenamiento habitual, siempre y cuando tu médico no lo desaconseje. En el caso de que nunca hayas practicado Pilates es recomendable que esperes al tercer mes de embarazo y practiques en un grupo especial de Pilates para embarazadas dirigido por un monitor experimentado, otra opción muy recomendable es tomar clases individuales ajustándose más a tus necesidades específicas.

Las clases de Pilates duran 55 minutos y pueden ser individuales o en dúo con un entrenador personal de Pilates para embarazadas o en grupos reducidos de tres a seis personas.

Empieza a Cuidarte !Llámanos y Obtén tu Oferta!