mitos alimentacion

Mitos por todos conocidos como los alimentos milagro, como las bayas de goji o las semillas de chía que curan todos los males o que las naranjas son los alimentos con más vitamina C forman parte de la creencia popular más arraigada. De pequeños nos hicieron creer que las lentejas son la mejor fuente de hierro o que la miga de pan engorda más que la corteza pero estos mitos han ido perdiendo fuerza con el tiempo. Cada vez hay más estudios y demostraciones científicas que dejan claro los aportes nutricionales de cada alimento. Por eso podemos asegurar a ciencia cierta que es mucho mejor comer unos mejillones o un buen filete de hígado que un plato de lentejas si lo que buscamos es ese aporte extra de hierro.

Internet es la mayor fuente de mitos que podemos encontrar pero no es la única. Las creencias populares, nuestras madres y abuelas nos marcaron muchas de esas creencias a fuego, o la publicidad que no siempre es tan verídica como debiera también contribuye a que existan tantas ideas erróneas sobre la alimentación.

En muchos casos, los sucesos históricos y la industria de la alimentación han ocasionado la buena o mala prensa de algunos productos. Por ejemplo, el aceite de colza es considerado poco saludable desde que en 1981 se detectara una importante intoxicación por ingerir un aceite para uso industrial, comercializado de forma ilegal como aceite de colza para consumo alimentario. Esto ha creado una gran desconfianza que a día de hoy sigue permaneciendo muy arraigada y cuesta volver a confiar en este alimento del que debes saber que es un aceite cardiosaludable rico en omega3.

En resumen, no busques dietas milagro ni alimentos mágicos. Cualquier nutricionista al que consultes te lo explicará de una forma clara: hay que comer de todo, variado y sin excesos. La dieta mediterránea es la más saludable por lo que no dudes en disfrutar de los productos tan maravillosos que ofrece nuestra tierra.

Fuente: Enfemenino