beneficios practica deporte core pilates energy center madrid

Todos sabemos que el deporte es bueno, al igual que una alimentación adecuada, pero ya sea por falta de tiempo o de ganas no le prestamos toda la atención que deberíamos. Los expertos aconsejan mantener una actividad física habitual y constante para el correcto funcionamiento del organismo. No sólo por conseguir el peso adecuado, sino también por los múltiples beneficios que aporta a la hora de combatir las enfermedades, como ejemplo podemos citar la producción de DHL, también conocido como colesterol bueno.

Beneficios de la práctica diaria

Los beneficios que obtenemos de dicha práctica se pueden catalogar en 3 ramas: físicos, psicológicos y sociales. Empezaremos enumerando algunos de los beneficios físicos como pueden ser la reducción del riesgo de padecer diabetes o enfermedades del corazón. También nos ayuda a fortalecer el cuerpo, tanto a nivel de huesos como muscular y a mejorar nuestra capacidad pulmonar, haciendo que nos fatiguemos menos en nuestros esfuerzos diarios.

En el aspecto psicológico podemos destacar la mejora a nivel anímico que se produce con el aumento de endorfinas en nuestro organismo, ayudando a mejorar trastornos de estrés, depresión o ansiedad. También es una importante fuente de aumento de autoestima ya que al hacer ejercicio nos sentimos mejor y vemos cambios en nuestro cuerpo que ayudan a la mejora de ánimo.

En cuanto al tema social, el ejercicio aumenta la integración social y la sociabilización. Muchos deportes se realizan en grupo lo que hace que se cree unos lazos de amistad y compañerismo.

Para que el ejercicio tenga un reflejo claro en la mejora física debe realizarse por un período mínimo de 30 minutos al día, siendo muy importante no olvidar las fases de calentamiento (una correcta movilización de los músculos y articulaciones con un programa adecuado de estiramientos) y la fase de enfriamiento (ejercicios de relajación y estiramiento) para no sufrir lesiones inoportunas como pueden ser las roturas fibrilares o las contracturas.

Si un día no tienes tiempo para realizar dicha sesión de ejercicio, no te preocupes ya que hay actividades diarias que nos pueden hacer cumplir el objetivo. Caminar al trabajo, realizar tareas domésticas, no utilizar el ascensor o realizar la compra diaria nos hará lograr el objetivo sin tener que dedicar esos 30 minutos al día.