hipopresiva

Llega el verano y como siempre vamos retrasados con la operación bikini, conseguir el vientre plano es una obsesión por lo que recurrimos a cualquier método para lograrlo. Por ello nos preguntamos, ¿es posible conseguir un vientre tonificado sin sacrificar la salud de nuestra espalda y sin necesidad de machacarnos en el gimnasio. La clave son los abdominales hipopresivos.

La gimnasia abdominal hipopresiva (GAH) es un método de tonificación de la musculatura abdominal, del suelo pélvico y de los estabilizadores de la columna.

La Gimnasia Abdominal Hipopresiva es una técnica desarrollada por el fisioterapeuta belga Marcel Caufriez, que desde los años 80 se emplea con gran éxito en la recuperación de suelo pélvico, y como herramienta de tonificación abdominal, mejorando de la postura corporal cuando hay hipotonía abdominal.

¿Pero entonces, solo estarían recomendados para mujeres que acaban de dar a luz? Pues no, la GAH está perfectamente indicada para cualquier persona. Una de las consecuencias de la vida sedentaria a la que nos estamos acostumbrando es la pérdida de tono de la pared abdominal, además de la de buena parte de la musculatura que controla el tronco del cuerpo.

La GHA no solo tonifica el abdomen, sino que puede aplicarse en la rehabilitación de diversas patologías de columna, como las lumbalgias o las lumbociáticas, por lo que estarían especialmente recomendados para personas que sufran de estas dolencias o puedan ser susceptibles de padecerlas.

Beneficios de la Gimnasia Abdominal Hipopresiva

Reduce la cintura: Reducen la cintura pues contrae la faja abdominal de forma no voluntaria. Estos ejercicios logran que la barriga entre sola sin que hagas ningún esfuerzo para esconderla. Esto aumenta el tono de reposo de tu faja abdominal. En relajación te verás con un abdomen más plano y duro. La barriga que te observas por la mañana desaparecerá.

Disminuye el dolor de espalda: Hacen que las vértebras se separen y que sean descomprimidas por la disminución de la presión de manera que las lumbalgias, dorsalgias y otras molestias de la espalda disminuyen o desaparecen.

Esto es debido a la reeducación postural y que gracias a que tenemos más tono en el abdomen, cargamos peso en el (por así decirlo) y dejamos libre de peso a la espalda.

Mejora la función sexual: El aumento del riego sanguíneo y el aumento de sensaciones en la zona genital aumentan el deseo, las sensaciones y el control en todo lo referido con el sexo.

Aumenta el rendimiento deportivo: La mejora de la musculatura respiratoria, el aumento de glóbulos rojos, la mejora postural y biomecánica provoca un gran aumento del rendimiento deportivo.

Fuente: harpersbazaar